En el oeste de la provincia de Valladolid, en las estribaciones de los Montes Torozos surge como atalaya original Urueña, balcón natural a la Tierra de Campos, coronada por una impresionante muralla medieval del siglo XIV que rodea la Villa. Esa muralla sigue en buena parte la construcción de un primitivo "oppidum" cuya cerca, mucho más amplia, todavía se puede adivinar en fotografías aéreas.

Aunque no es posible recorrer el perímetro completo de las murallas, se puede pasear por el adarve al menos en un recorrido de cuatrocientos metros. Al norte y sur están las puertas, llamadas respectivamente del Azogue y de la Villa, ambas de notable belleza, y además aún se mantiene en pie algún portillo.

Cierra el conjunto un soberbio castillo mandado construir por Fernando I durante los primeros años de su reinado, que es, desde el siglo XIX, el cementerio de la Villa. En el castillo se alojó María de Padilla, amante del rey don Pedro I, y en distintas épocas fue prisión de diferentes personajes históricos.

Uno de los mayores atractivos de la Villa es el paisaje que se puede contemplar desde el lado oeste de la muralla. Los días claros se divisan en lontananza la Sierra de la Culebra de Zamora y el monte Teleno de León, así como una docena de pueblos situados en la llanura cerealista de Tierra de Campos, paisaje enorme con una multitud de colores cambiantes que dependen de la estación del año, y con un cielo azul con frecuentes cirros que producen unas magníficas puestas de sol.

En el interior nos encontramos con un pueblo pequeño, bien ordenado, muy cuidado, con una arquitectura de barro y adobe entreverado con algún edificio noble de piedra y una iglesia de piedra de sillería, con espadaña del siglo XVIII, que comenzó a construirse en el XVI bajo los auspicios de don Pedro de Girón, quinto conde de Urueña y primer duque de Osuna.

En la actualidad Urueña cuenta con una rica y variada vida cultural, con cuatro museos dedicados fundamentalmente a la etnografía y a la música popular. Sus colecciones se dedican principalmente a los instrumentos musicales y su gran tesoro son los fondos documentales pertenecientes a la Fundación Joaquín Díaz y al Museo de la Música de Luis Delgado. A todo ello hay que añadir el Centro E-lea, eje de la "Villa del Libro" y dedicado al estudio de la lecto-escritura. Mención especial merece la ermita de la Anunciada a dos kilómetros del pueblo, uno de los ejemplos más interesantes del primer románico castellano con influencia del románico catalán.

No sería exagerado decir que Urueña es tierra de romances, juglares y trovadores, con sabor a medievo, y un panorama digno de compartir con visitantes y amigos.

En este entorno, y ya desde hace años, ofrecemos nuestro complejo hostelero compuesto por:

Resturante Mesón Villa de Urueña Corro San Andrés 6
Casa rural Villa de Urueña: "Casa de los Ilustres" C/ La Parra 24
Casa rural Villa de Urueña: "Casa de los Beatos" C/ Nueva 4





Volver al comienzo

© v&v-media · 2015